• Peruvian Design: Tradición, color y modernidad

    29/01/14 Este artículo estaba pendiente de publicación desde hace tiempo. Una consulta sobre la historia del diseño gráfico en el Perú que dejó una estudiante venezolana en el fanpage me hizo recordarlo. Como publiqué en una nota pasada, la revista china Package & Design en su edición de julio del 2012 publicó una gran sección sobre diseño peruano. Tuve la oportunidad de escribir el artículo introductorio que introducía al lector en el devenir histórico del diseño gráfico peruano desde los 60s hasta la actualidad. En la nota quedé en publicar el artículo completo, así es que a continuación cumplo con lo ofrecido.


    Peruvian DesignTradición, Color y modernidad

    Por: Gabriel Rodríguez
    Peruano. Comunicador y Diseñador Gráfico. Investigador, Docente y Blogger

    Escribir de diseño gráfico en Perú genera distintas expectativas. Principalmente porque Perú es un país del que poco se conoce, y lo poco que se conoce está relacionado a su historia, cultura precolombina, maravillas naturales, misticismo y un incipiente boom culinario.
    Perú es eso y más. En los últimos años ha mantenido un crecimiento económico importante, y Lima, su capital, se ha convertido en una ciudad cosmopolita.



    Los inicios: la influencia europea
    Primero revisemos como históricamente Perú ingresa a la modernidad. Uno de los primeros diseñadores gráficos peruanos, Carlos González Ramírez anota:


    “El Diseño Gráfico en el Perú tiene sus raíces en dos vertientes acaso históricas: El inicio de la imprenta en Sudamérica con Antonio Ricardo en el siglo XVI y la post guerra a mitad del siglo XX. La primera se remonta a 1585, fecha en que se instala e inicia su prolífica labor el ciudadano italiano Antonio Ricardo (..) dando inicio así en América del Sur a la primera imprenta  (…) La segunda vertiente se puede localizar con alguna precisión a partir de la segunda post guerra…”1

    El auge económico de los años cincuenta trajo consigo la necesidad de comunicación visual de las empresas locales y las extranjeras que fundaron sedes en la capital. Aparece así un primer buen momento para  la publicidad, llegando las primeras agencias transnacionales: McCann Erickson en 1945 y J.Walter Thompson en 1957. Manuel Munive, crítico especializado en artes visuales  e investigador de la escena cultural de Lima en la década de los cincuentas, describe este momento:


    “Hacia fines de los años cincuenta y durante la década de los sesenta, Lima vivía un ambiente promisorio, respaldado por el relativo florecimiento económico que se estaba produciendo (...) Algo decisivo para este desarrollo lo constituye el arribo a Lima de grandes empresas comerciales suizas dedicadas a los rubros de Hotelería, Química, Banca y Seguros, las que al poco tiempo traen diseñadores desde su patria para que se encarguen primordialmente, de construir su imagen”2.

    Diseñadores suizos como Werner Stöckli, Markus Barandum, Hans Bossard y André Bovey inician sus labores en Lima. Con una formación procedente del Bauhaus y el constructivismo, dotan a la producción gráfica limeña del “estilo internacional”. Este buen momento del diseño en Lima es continuado por el francés Claude Dieterich y los peruanos José Bracamonte, Carlos González, Víctor Escalante y Octavio Santa Cruz.

    Nacionalismo, migración y mestizaje
    A inicios de la década de los setentas, Perú se ve inserto en un proceso político de dictadura militar. Se impusieron medidas para la nacionalización de empresas, restricción de las importaciones y control estatal de los medios de comunicación. Esta década retrasó el proceso de modernización del país, pero a su vez trajo una forma de comunicación política a través de la gráfica “de la revolución”. El discurso político del régimen buscaba reivindicar la identidad nacional indígena, por lo que la producción cultural estatal se orientó hacia esos objetivos y se sirvió de los comunicadores gráficos para transmitir sus mensajes. En esta etapa  destaca la producción de afiches de Jesús Ruiz Durand y su estilo denominado “pop achorado” una mezcla del estilo de Lichtenstein con personajes y motivos del campesinado andino.

    Acabado el régimen militar a principios de los ochentas el país ingresa a un proceso de apertura de mercados pero una marcada crisis económica. A nivel social, se incremente fuertemente la ola migratoria de la provincia hacia la capital.  Se inicia la formación de una colorida y anómica cultura urbana emergente denominada “chicha” en razón del género musical que aparece mezclando lo tropical y andino, que a su vez le debe el nombre a una ancestral bebida incaica que se hacía a partir de la fermentación del maíz.

    En esta época aparece uno de los estudios de diseño de mayor trayectoria: Studio A, quien se ha mantenido vigente por más de treinta años desarrollando premiados proyectos de identidad, edición y web para importantes empresas nacionales.
    A comienzos de los noventas la publicidad alcanza uno de sus mayores picos de desarrollo. En este periodo aparecen algunos de estudios de diseño que aun mantienen vigencia como Taller 4, Ícono e Imagika.

    Identidad y Globalización
    El 2000 viene con la explosión de internet  y la comunicación global. En esta oportunidad el crecimiento económico abarca desde pequeños emprendimientos hasta grandes inversiones en exportaciones, agroindustria, finanzas, retail, hoteles y restaurantes. Esto conlleva a la diversificación de la producción publicitaria, la gran agencia pasa a ser conformada por pequeñas empresas independientes que se encargan de distintas fases: creatividad, medios, activaciones, BTL, etc.

    Igualmente aparecen nuevos estudios de diseño con marcadas especializaciones: Identidad, Editorial, packaging, Multimedia, etc. A nivel gráfico aparecen dos estudios cuyo trabajo ha tenido reconocimiento en publicaciones y eventos internacionales: Infinito e Ideo.

    Es difícil determinar si hay un “diseño peruano” pues en general la globalización ha constituido sinergias entre lo global y local. Glocal le llaman. En la actualidad la gráfica peruana es mestiza y contemporánea. Adapta su estilo y discurso. Utiliza el color y el lenguaje de la calle cuando tiene que hacerlo. Es sobria y funcional cuando el proyecto lo demanda. Pero finalmente, como apreciaran en las siguientes páginas, es universal y está a la altura de cualquier otro país de la región y el mundo.

    1 Carlos A. González Ramírez. Prólogo de Perú Creativo. Directorio Gráfico. 1991
    2 Manuel Munive Maco. Apuntes para una historia del diseño gráfico en Lima. Exposición “El lápiz bien temperado”. Noviembre 2001.

    1 comentarios → Peruvian Design: Tradición, color y modernidad

    1. elenata dijo... 30/1/14 9:21 a.m.

      Excelente articulo. Un gran vistazo a la historia del diseno peruano.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...